Halloween está a la vuelta de la esquina y, a pesar de conocerla como una fiesta típica americana, en España se celebra el día de todos los santos desde hace años.

En el siguiente post os contamos como se celebra esta fecha en los distintos puntos de la geografía española y qué es lo que se acostumbra comer en estas fechas.

1. La Castañada

Esta fiesta se centra en el fruto de la castaña, típico de esta época del año. Se asan en las brasas de una hoguera acompañadas de otros frutos como los boniatos, higos o las granadas.

Además en las pastelerías se venden el dulce típico: «els panellets» que son pequeñas esferas de mazapán envueltas en piñones.

La fiesta se celebra en Cataluña, Valencia, Baleares y Aragón, donde se acostumbra a comer castañas y boniato acompañándolo de un vasito de moscatel.  Es común tiznarse la cara con los restos de la hoguera o saltar las llamas para invocar a la buena suerte. La velada se ameniza contando historias y cantando canciones populares.

2. El Magosto

Es muy similar a la Castañada y se celebra en toda la zona norte de nuestro país: Galicia, Cantabria, Asturias, Salamanca, León, Zamora y el País Vasco.

La diferencia principal con la Castañadas es que las castañas se asan en una gran hoguera donde la gente danza, canta y, los más atrevidos, saltan las llamas en señal de buena suerte.

Se suele acompañar las castañas de carne de cerdo y chorizos fritos. En el País Vasco lo tradicional es cenar las castañas con caracoles.

3. Los buñuelos de viento

En esta época del año es típico comer buñuelos de viento en la mayoría de comunidades españolas, aunque donde de verdad reinan estos bocados deliciosos es en Madrid. Son una especie de bollitos fritos muy esponjosos. Se dice que cada vez que comes uno, se salva un alma del Purgatorio.

Es común encontrarlos rellenos de crema y chocolate, aunque os recomendamos que probéis los tradicionales. Son exquisitos.

4. Gachas

En localidades de la provincia de Jaén defienden la tradición de las gachas, aunque las usan no para comer, si no para tapar las cerraduras de las casas para impedir la entrada de los malos espíritus. Dentro de las casas se pasan la noche comiendo tortillas de chocolate y se colocan mariposas de aceite en las ventanas para guiar el camino de las almas de los difuntos.

 

 

Deja una Respuesta